Fruta Amarga

Roberto Goyeneche

¡Corazón!
En aquella noche larga
maduró la fruta amarga
de esta enorme soledad.
¡Corazón!
¿En las nubes de qué cielo
la tristeza de tu vuelo
sin consuelo vagará?

Bien lo sé...
¡Aquel frío alucinante
de un instante, me cegó!
Fue en un viento de locura,
sin ternura, sin perdón.
Fue en el grito enronquecido
de un amor enloquecido
de dolor.


Eras la luz de sol y la canción
feliz y la llovizna gris
en mi ventana. Eras remanso fiel
y duende soñador y jazminero
en flor y eras mañana.
Suave murmullo... Viento de loma...
Cálido arrullo de la paloma.
Ya no será jamás aroma de rosal,
frescor de manantial en mi destino.
Solo serás la voz que me haga recordar
que en un instante atroz te hice llorar.

¡Ya no estás...!
Y el recuerdo es un espejo
que refleja desde lejos tu
tristeza y mi maldad.
¡Ya no estás...!
Y tu ausencia que se alarga
tiene gusto a fruta amarga,
a castigo y soledad.
¡Corazón!
Una nube puso un velo
sobre el cielo de los dos.
Y una nube solamente
de repente me perdió!
¡Una nube sin sentido,
sin clemencia, sin olvido, sin perdón...

Composición: Homero Manzi · Ese no és el compositor? Avisenos.
Añadido por Karina
736 reproducciones
Ver más fotos
Canciones
Top canciones
Escuchando ahora oyentes
    Artistas
    Estilos Musicales
    Destacados
    Destacados Más Recientes
    Más