Hoy desde aquí (poemas)

Alfredo Zitarrosa

(Poemas y textos con acompañamiento)

El pueblo
(Pablo Neruda)

De aquel hombre me acuerdo y no han pasado
sino dos siglos desde que lo vi,
no anduvo ni a caballo ni en carroza:
a puro pie
deshizo
las distancias
y no llevaba espada ni armadura,
sino redes al hombro,
hacha o martillo o pala,
nunca apaleó a ninguno de su especie:
su hazaña fue contra el agua o la tierra,
contra el trigo para que hubiera pan,
contra el árbol gigante para que diera leña,
contra los muros para abrir las puertas,
contra la arena construyendo muros
y contra el mar para hacerlo parir.

Lo conocí y aún no se me borra.

Cayeron en pedazos las carrozas,
la guerra destruyó puertas y muros,
la ciudad fue un puñado de cenizas,
se hicieron polvo todos los vestidos,
y él para mí subsiste,
sobrevive en la arena,
cuando antes parecía
todo imborrable menos él.

En el ir y venir de las familias
a veces fue mi padre o mi pariente
o apenas si era él o si no era
tal vez aquél que no volvió a su casa
porque el agua o la tierra lo tragaron
o lo mató una máquina o un árbol
o fue aquel enlutado carpintero
que iba detrás del ataúd, sin lágrimas,
alguien en fin que no tenía nombre,
que se llamaba metal o madera,
y a quien miraron otros desde arriba
sin ver la hormiga
sino el hormiguero
y que cuando sus pies no se movían,
porque el pobre cansado había muerto,
no vieron nunca que no lo veían:
había ya otros pies en donde estuvo.

Los otros pies eran él mismo,
también las otras manos,
el hombre sucedía:
cuando ya parecía transcurrido
era el mismo de nuevo,
allí estaba otra vez cavando tierra,
cortando tela, pero sin camisa,
allí estaba y no estaba, como entonces,
se había ido y estaba de nuevo,
y como nunca tuvo cementerio,
ni tumba, ni su nombre fue grabado
sobre la piedra que él cortó sudando,
nunca sabía nadie que llegaba
y nadie supo cuando se moría,
así es que sólo cuando el pobre pudo
resucitó otra vez sin ser notado.

Era el hombre sin duda, sin herencia,
sin vaca, sin bandera,
y no se distinguía entre los otros,
los otros que eran él,
desde arriba era gris como el subsuelo,
como el cuero era pardo,
era amarillo cosechando trigo,
era negro debajo de la mina,
era color de piedra en el castillo,
en el barco pesquero era color de atún
y color de caballo en la pradera:
cómo podía nadie distinguirlo
si era el inseparable, el elemento,
tierra, carbón o mar vestido de hombre?

Donde vivió crecía
cuanto el hombre tocaba:
la piedra hostil
quebrada
por sus manos,
se convertía en orden*
y una a una formaron
la recta claridad del edificio,
hizo el pan con sus manos,
movilizó los trenes,
se poblaron de pueblos las distancias,
otros hombres crecieron,
llegaron las abejas,
y porque el hombre crea y multiplica
la primavera caminó al mercado
entre panaderías y palomas.

El padre de los panes fue olvidado,
él que cortó y anduvo, machacando
y abriendo surcos, acarreando arena,
cuando todo existió ya no existía,
él daba su existencia, eso era todo.
Salió a otra parte a trabajar, y luego
se fue a morir rodando
como piedra del río:
aguas abajo lo llevó la muerte.

Yo, que lo conocí, lo vi bajando
hasta no ser sino lo que dejaba:
calles que apenas pudo conocer,
casas que nunca y nunca habitaría.

Y vuelvo a verlo, y cada día espero.

Lo veo en su ataúd y resurrecto .

Lo distingo entre todos
los que son sus iguales
y me parece que no puede ser,
que así no vamos a ninguna parte,
que suceder así no tiene gloria.

* Alfredo Zitarrosa dice "Donde vivió crecía: / cuando el hombre tocaba / la piedra hostil / quebrada / por sus manos, / se convertía en orden".

Comentario
(Eduardo Galeano)
(por E. Galeano)

Aplicaron un plan de exterminio: arrasar la hierba, arrancar de raíz hasta la última plantita todavía viva, regar la tierra con sal. Después, matar la memoria de la hierba. Estaba prohibido recordar. Se formaban cuadrillas de presos. Por las noches los obligaban a tapar con pintura blanca las frases de protesta que en otros tiempos cubrían los muros de la ciudad. Pero la lluvia, de tanto golpear los muros, iba disolviendo la pintura blanca y reaparecían, poquito a poco, las porfiadas palabras.

Apoya tu mano
(Ángel Oliva)
(por Á. Oliva)

Apoya tu mano derecha en mi cabeza y con tu brazo izquierdo aprieta mi cintura. Pon tus labios en el umbral de mi boca, y acompáñame.
Es noche y allí están, sembrando, durmiendo debajo de los tornos, apretados junto al horno frío, compartiendo el tabaco y la foto del hijo.
Pan y rosas para los hombres del mundo, para los que siembran el trigo y levantan la flor. No te vayas, conversa con las rosas, y sabrás qué fuerza tienen las palabras con sudor, y verás músculo a músculo, sostener gajo a gajo los gajos de la tierra.
Aquí están los obreros, ocupando y cantando, y volviendo a ocupar. Ocupando y cantando. Cantando a la luz en que se teje sangre recién caída, sangre recién caída y caliente por venir. Pan y rosas para los hombres del mundo, para los amantes de la paz, para los iniciadores de la máquina y la producción maquinista, para los vestidores de los sitios por donde el hombre pasa, para los que siembran el trigo y levantan la flor.
Hoy cuando desperté, miré las paredes despintadas de mi cuarto y solté una carcajada, un beso y un pan. 15 de marzo de 1985. La luz resbala por nuestros hombros, y los ojos se abren sin fierros ni fusiles. Somos nosotros, los del dolido traje gris y los versos clandestinos, los que sabemos seguro que entre espuelas, martillos y esperanza, dulce y amarga patria nos espera.

Comentario
(Eduardo Galeano)
(por E. Galeano)

Amigos de hace treinta años, de cuando yo estrené los pantalones largos en las manifestaciones callejeras, me estaban esperando en Montevideo. Hacía once años que no los veía, casi doce, y desde entonces había llovido mucha ceniza sobre el Uruguay. La tortura se había convertido en costumbre, la solidaridad en delito y la delación en virtud. La mentira y la desconfianza se habían hecho necesidades cotidianas, y el miedo y el silencio, modos de vida. Pero no bien los vi supe que esos viejos amigos habían sabido guardar el fuego bajo la helada, seguían siendo capaces de indignación y de asombro y de chiquilín entusiasmo, y ahora tenían todas las edades a la vez.

Y estamos
(Juan Capagorry)
(por J. Capagorry)

Y estamos… como saliendo de un pozo. Desde una noche atroz, interminable, donde corrían desbocados caballos, pisoteaban sueños, recuerdos y guitarras. Nos resultaba procaz, prohibido, amarlo desde adentro, porque adentro teníamos la llaga punzante del dolor. Dolor por los tantos y tantos compañeros, y en las manos se nos secaban las caricias, lentas y con llanto para las cabecitas de los niños. Y pensábamos en otras manos, otras manos que pegaban, torturaban, y afuera la noche: atroz, interminable, y en ella, ellos buscando y buscando compañeros. Y bajo otros cielos, ojos de este cielo nuestro revisando otros cielos, preguntando a otros cielos, y nosotros deshaciendo todos nuestros recuerdos. Y nosotros esperando cartas, que no llegaban. Y afuera seguía la noche: atroz, interminable.

Comentario
(Eduardo Galeano)
(por E. Galeano)

Requiere más coraje la alegría que la pena. A la pena, al fin y al cabo, estamos acostumbrados.

Exhortación a los jóvenes
(Milton Schinca)
(por M. Schinca)

Me dijeron que enrollaste la bandera del Frente, no como quien la guarda hasta el próximo acto, sino casi como quien está arriando una bandera. Estás decepcionado porque el Frente no sacó todos los votos que tú hubieras querido. Un día sentiste el orgullo de estar con el Frente, de ese Frente que ponía cada día a los presos, los desterrados y los muertos, y en la calle y con el Frente viviste los grandes momentos con que paso a paso se le fue ganando la pulseada al régimen, hasta llegar por fin a su derrota final. Ahora pensá en tu adolescencia, en lo que caminaste por dentro de ti mismo, en lo que caminó el país junto contigo. ¡Cuidado!, porque estás en un filo difícil en que la palabra decepción, con sólo cambiarle un sonido, se te puede convertir en deserción. Que no te ocurra eso. Enrollá esa bandera pero despacito, pensando en todo lo que contiene, para vos mismo, para la gente que más te importa, para tu país. Ahora sí, guardala. Pero guardala como para sacarla en todos los momentos de los años que vienen, que el gesto de guardarla no se parezca ni por asomo al gesto de quien estuviera arriando semejante bandera.

Comentario
(Eduardo Galeano)
(por E. Galeano)

Los muchachos se asoman a un país arrasado, donde encontrar trabajo resulta una hazaña y sobrevivir, un milagro; pero no asisten de brazos cruzados a la desgracia nacional. El sistema quiso castrar a los jóvenes uruguayos y ellos son los más fecundos. Quiso callarlos, y son los más decidores. Fracasaron quienes prohibieron el agua porque no pudieron, porque nadie puede, prohibir la sed.

Hoy te puedo decir
(Alfredo Zitarrosa)
(por Nancy Marino)

Hoy te puedo decir que no confíes
en el amor hambriento ni en la suerte,
si estar vivo es viajar hacia la muerte
la vida es una viuda que sonríe.

Cuando te toque hablar hazlo de modo
que el que escucha comprenda lo que sientes,
cuando debas obrar, que sepan todos
que el fruto de tus obras es simiente.

No te aconsejo el odio, pero escucha,
tú que en viaje de ida me recibes,
odia profundamente a aquél que vive
luchando a muerte por odiar la dicha.

El júbilo de ser un día cualquiera
parte del todo, en uno resumido,
es el júbilo pájaro, del nido
saltando al árbol de la primavera.

Pero esas alas tuyas ya nacidas,
querrán volar más lejos de este suelo,
nunca olvides, volando, que la vida
te dio esas alas para alzar el vuelo.

El pueblo (Continuación)
(Pablo Neruda)

Yo creo que en el trono debe estar
este hombre, bien calzado y coronado.

Creo que los que hicieron tantas cosas
deben ser dueños de todas las cosas.

Y los que hacen el pan deben comer!

Y deben tener luz los de la mina!

Basta ya de encadenados grises!

Basta de pálidos desaparecidos!

Ni un hombre más que pase sin que reine.

Ni una sola mujer sin su diadema.

Para todas las manos guantes de oro.

Frutas de sol a todos los oscuros!

Yo conocí aquel hombre y cuando pude,
cuando ya tuve ojos en la cara,
cuando ya tuve voz en la boca
lo busqué entre las tumbas, y le dije
apretándole un brazo que aún no era polvo:

"Todos se irán, tú quedarás viviente.

Tú encendiste la vida.

Tú hiciste lo que es tuyo".

Por eso nadie se moleste cuando
parece que estoy solo y no estoy solo,*
no estoy con nadie y hablo para todos:

Alguien me está escuchando y no lo saben,
pero aquéllos que canto y que lo saben
siguen naciendo y llenarán el mundo.

* Alfredo Zitarrosa dice "parece que estoy solo y no estoy".

Composición: Pablo Neruda - Eduardo Galeano - Ángel Oliva - Juan Capagorry - Milton Schinca - Alfredo Zitarrosa · Ese no és el compositor? Avisenos.
Añadido por PAULO
1.008 reproducciones
Ver más fotos

Comentarios


A quién le gusta?

  1. El Violín de Becho
  2. Stefanie
  3. Guitarra Negra (poema)
  4. Yaraví
  5. Doña Soledad
  6. Crece desde el pie
  7. Candombe del olvido
  8. Pa'l que se va
  9. La ronda catonga
  10. Milonga de pelo largo
  11. Milonga Para Una Niña
  12. Milonga del solitario
  13. La canción y el poema
  14. Garrincha
  15. A Don José
  16. A José Artigas
  17. El loco Antonio
  18. Hoy desde aquí (poemas)
  19. Milonga del que se ausenta
  20. Yaguatirica
  21. Recordandote
  22. Si Te Vas
  23. De no olvidar
  24. Explicación de mi amor
  25. La amorosa
  26. La vuelta de Obligado
  27. Los boliches
  28. Vaya con la diferencia
  29. Tanta vida en cuatro versos
  30. El camba
  31. Qué pena
  32. Vea patrón (o Patrón)
  33. Zamba Por Vos
  34. Adagio En Mí Pais
  35. Canción de los horneros
  36. Diez décimas de autocrítica
  37. Jacinto Cenobio
  38. La contradanza molecular de los átomos de la piedra mora
  39. La ley es tela de araña
  40. Milonga de contrapunto II
  41. No me esperes
  42. Vidala para mi sombra
  43. Al Comandante Ernesto Che Guevara
  44. Coplas del canto
  45. De Corrales a Tranqueras
  46. El retobao
  47. Gato del perro
  48. Milonga del tartamudo
  49. Milonga madre
  50. Muchacha campesina
  51. Yo Sé Quien Soy
  52. Barrio Sur
  53. Chacarera del 55
  54. Chamarrita de una bailanta
  55. Como un jazmín del país
  56. Coplas orientales por cifra y milonga
  57. En blanco y negro
  58. Esta canción
  59. Guitarrero viejo
  60. Juan Copete
  61. La canción quiere
  62. Milonga de contrapunto
  63. Milonga por Beethoven
  64. Qué debo hacer
  65. Solos y juntos
  66. Tabaré
  67. Triunfo agrario
  68. Stefani
  69. Canto de Nadie
  1. Baila la maga
  2. Canción del árbol del olvido
  3. Canción para unos ojos
  4. Canción "de que"
  5. Coplas al compadre Juan Miguel
  6. De la lucha
  7. Defensa del cantor
  8. El pájaro
  9. El taipero
  10. Guitarrero
  11. Historia de un viejo
  12. La soldadera
  13. Los hermanos
  14. Los ojos negros
  15. Malagueña
  16. Mi pecho tiene un rincón
  17. Mi tierra en invierno
  18. Milonga del desdichado
  19. Milonga en do
  20. Milonga más triste
  21. Milonga pájaro
  22. Milonga sentimental
  23. Milonga triste
  24. Mire amigo
  25. Negra chau
  26. Pájaro rival II
  27. Pobre Joaquín
  28. Pollera azul de lino
  29. Romance para un negro milonguero
  30. Si me preguntas por las cinacinas
  31. Su alma
  32. Vals de amor (o Pichón de amor)
  33. Guitarra Negra
  34. Canción Para Un Niño
  35. La coyunda
  36. La Desvelada
  37. A vos Patria
  38. Adiós Madrid
  39. Amanecer
  40. Amor En Entredicho
  41. Canción para Roberto
  42. Carnaval
  43. Carta a doña Tomasa
  44. Chamarrita de los milicos
  45. Chote de don Tatú
  46. Décimas a Jacinto Luna
  47. Del amor herido
  48. Del cardal
  49. Desde el exilio
  50. Dile a la vida
  51. Doña Glyde
  52. Dulce Juanita
  53. El olor a leña, Boby
  54. El pericón
  55. Es tan poco
  56. Esquila
  57. Esta voz
  58. Gato de las cuchillas
  59. La niña huichola
  60. La pobreza de los pobres
  61. Los gauchos judíos
  62. Malevaje
  63. María Pilar
  64. Menina
  65. Mi caballo perdido
  66. Mi historia
  67. Milonga de las Patriadas
  68. Milonga del alma III
  69. Milonga del Cordobés
  1. Nene patudo
  2. No se puede
  3. Para Manolo
  4. Pepe Corvina
  5. Por los médanos blancos
  6. Sin caballo y en Montiel
  7. Triunfo de los vencidos
  8. Amor de Entre Dicho
  9. Diez Décimas de Saludo Al Público Argentino
  10. Milonga Cañera
  11. Pájaro Rival
  12. Allá en el Sur
  13. Canción de la gallina
  14. Canto al hombre
  15. Cómo se adora a Dios
  16. Contracanción I
  17. Contracanción II
  18. Contracanción III
  19. Coplas
  20. Coplas de baguala
  21. Coplas de "El Paraguay"
  22. Coplas del soltero
  23. Cuál de esas mozas
  24. Cueca del regreso
  25. Defensa del gaucho
  26. Dicha pasada
  27. Don Libindo
  28. Duerme negrito
  29. El corazón de mi pueblo
  30. El diccionario
  31. El guitarrero
  32. El poncho
  33. Farolito de papel
  34. Gotita de licor
  35. Guitarra
  36. Historia de Juan Fiel
  37. La canción del cantor
  38. La cuna
  39. La donosa
  40. La última curda
  41. La unitaria
  42. Los barcos dormidos
  43. Los dos criollos
  44. Madame Ivonne
  45. María de las esquinas
  46. María Serena mía
  47. Mariposa negra
  48. Mi noche triste
  49. Mi vieja viola
  50. Milico 'e pueblo
  51. Milonga de ojos dorados
  52. Milonga del alma I
  53. Milonga del alma II
  54. Milonga del alma IV
  55. Niño Christián
  56. Pájaro Ramón
  57. Para Carla Moriana
  58. Poeta al Sur
  59. Por Prudencio Correa
  60. Por Villa-Lobos
  61. Seis figureao (o Si porque canto me arrestan)*
  62. Señorita Erre
  63. Tierrita poca
  64. Tinta roja
  65. Truco no (Melodía larga III)
  66. Vidalita de los puñales
  67. Viene, viene
  68. Coplas de Arte Menor
  69. Baila La Maga (o Verte Bailar)
Canciones
Top canciones
Escuchando ahora oyentes
    Artistas
    Estilos Musicales
    Destacados
    Destacados Más Recientes
    Más